Ser humano

Ser humano

Evolucionar para volvernos individualistas y separados, no es una idea inteligente, ser humanos es nuestro ideal.

Ser humano no es algo fortuito, es algo que se conquista desde el alma, considerando por alma la conciencia de sí que lo conecta con el todo.

Si el individuo es una parte del todo contiene en sí mismo todo lo que anhela conocer en el exterior que habita, por tanto, todo lo que ven sus ojos contiene alma, que es, la parte inteligente individual del todo lo que es. En definitiva, el alma puede ser vista como la inteligencia primigenia inherente a todo organismo del plano material o energético que conocemos.

El todo universal solo es posible por una integración de sus partes, cada una sujeta a un orden inteligente que sostiene su movimiento evolutivo y que, independiente de su diversidad, sincronizan en una pulsación continua de energía que se funde armónicamente en experiencia de Ser en la totalidad. Entonces el hombre solo puede conocerse integrándose a esa totalidad, encontrando el sentido del todo en sí mismo.

Para buscar en nuestros sí mismos y encontrar algo más que un organismo físico-biológico debemos dirigir la atención a la propia conciencia de ser a través de un mecanismo de auto-observación.

Podemos utilizar cualquier disciplina que nos acomode, mientras ésta nos aquiete y nos facilite la reflexión y un estado alerta que evidencie los pensamientos, actitudes y actos que vivenciamos cada día. Poco a poco llegaremos a diferenciar la voz esencial de la voz del intelecto y por fin comprenderemos la dualidad.

La era moderna rechazo la espiritualidad y separo la ciencia de la religión, como un modo de proteger, del poder de la iglesia, los avances científicos y tecnológicos, sin embargo este hecho ha causado una fragmentación en el individuo, que aisló la mente del todo que lo compone, incluyendo su ser espiritual.

Por este motivo, hemos desarrollado una mente materialista e inferior, sin poder acceder a los niveles superiores de nuestro ser y aunque ha facilitado el avance tecnológico, Los científicos han buscado solo en la materia las respuestas a verdades eternas, que si bien rigen la materia, están por sobre ésta.

En el proceso se perdió la conciencia del todo que la integra. Separados, o creyendo estar separado, de la creación que conformamos, nos ha sido muy difícil dilucidar la compenetración que existe entre el universo manifiesto y la vibración correcta de cada órgano y sus funciones en nuestro cuerpo y en todo organismo existente en nuestro plano de expresión. No hemos comprendido que el pulso del universo es nuestro propio pulso, y que todo movimiento de éste repercute irremediable en cada uno, como la parte que somos del gran todo cósmico.

Es fundamental re-descubrir la esencia personal y la relación con el mundo que nos contiene. Sin separar lo corporeo de lo incorporeo ni los átomos de las células, porque lo uno conlleva lo otro. No hay flujo creativo posible que no contenga alma que lo manifieste.

Por Marisol Stevens

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *