Miedo y conflicto

Miedo y conflicto

Tener miedo parece ser involuntario y no estar bajo tu control. Mas he dicho ya que solo los actos constructivos deben ser involuntarios. Mi control puede hacerse cargo de todo lo que no es importante, mientras que, si así lo decides, mi asesoramiento puede dirigir todo lo que si lo es.

Tendemos a creer que solo somos responsables por nuestros actos, e incluso, de estos, a veces no nos hacemos cargo. Muchas veces pensamos que es correcto reaccionar atacando o defendiendonos, y que solo estamos haciendo lo que otro nos ha obligado a hacer. La mayoría de las veces culpamos a otros de nuestros actos. Decimos que nos empujaron a reaccionar, que no fue nuestra verdadera intención, que fue inevitable dado las circunstancias.

Muchos de los que nos creemos maduros y responsables nos hacemos cargo de nuestros actos, pero no de los pensamientos. Hemos creído que tenemos que autocontrolarnos cuando de hacer se trata, pero no cuando se trata de pensar. Este ha sido un gran error, porque hemos reprimido los sentimientos que vienen con el pensamiento provocandonos una concentracion de energia de baja vibración que a la larga no solo ha contaminado nuestro cuerpo enfermandolo, también hemos atraído mayor dolor y confusión a futuro para nuestras vidas.

El miedo es el que detona los pensamientos falsos, los que provocan una cadena de errores que nos hacen desfallecer una y otra vez, por supuesto al ego le encanta hacernos caer en estas situaciones y nos quiere mantener allí, pero no seremos rescatado de las garras del ego a menos que nos demos cuenta de ello, y solicitamos ayuda. Es importante conocer a nuestro ego( personalidad) para mantenernos fuera de su control. Una vez que lo conocemos ya no nos puede engañar. Conocer al ego es conocer nuestros mecanismos de defensa nuestras astucias, nuestros tendencias críticas, autocríticas, nuestros sabotajes internos, etc y decidir deshacerlos, sacarlos de nuestro campo de acción, de nuestras mochilas emocionales para restituir el poder al verdadero hijo de Dios y volver al amor.

La verdad es que eres responsable de lo que piensas porque es solamente en ese nivel donde puedes ejercer tu poder de decisión. Tus acciones son el resultado de tus pensamientos. No puedes separarte de la verdad otorgándole autonomía al comportamiento. Este lo controlo yo automaticamente tan pronto como pongas tu pensamiento bajo mi direccion.

Podemos recibir ayuda para rectificar la mente, pero para ello es necesario reconocer que estamos errados, esto requiere humildad y estar dispuesto a buscar en nosotros mismos el problema y no en los demás. Si algo no se siente bien, ni anda bien hace falta activar el milagro y eso lo hacemos cada uno cuando nos dejamos dirigir por El maestro Jesus, que con su curso nos dirige a terreno seguro. Solo siguiendo su direccion lo lograremos, por ello solicitemos la asistencia del espíritu santo cada dia par ver desde una perspectiva y mente correcta y de ese modo convidar amor a nuestro hermano y no contaminar a nadie con las vibraciones bajas y miedosas de nuestro ego.

Marisol Stevens.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *