Introducción

Introducción

Un Curso de milagros es un sistema de pensamiento espiritual que enseña a corregir la percepción de la vida.

Esta dirigido a todos los que desean encontrar paz y alegría de vivir, sanando la mente y el corazón.

Un curso de milagros da la respuesta para salir del laberinto de confusión utilizando dos conceptos fundamentales: El espíritu santo y el perdón, aun cuando aclara que no hay nada que perdonar; puesto que no existe el pecado, sí, es necesario alcanzar el estado del perdón en el corazón para sanarse a sí mismo y alcanzar el estado de los milagros.

Se llega a la vía del perdón a través de no juzgar. Esa es la clave del curso, perdonar porque no hay nada que juzgar.

Postulado:

Somos hijos de Dios y no somos nuestro cuerpo. Dios solo ha creado amor. La creación de Dios es perfecta, abstracta, pensamiento puro sin limitación. El mundo físico es el resultado de una fragmentación del hijo de Dios en millones de egos. El ego es un pensamiento ilusorio de estar separado de Dios y su poder. El espíritu santo fue creado para corregir ese error. Jesús es el maestro, que por medio del espíritu santo, nos lleva de regreso a la unidad, que él llama filiación (familia).

El curso de milagros es obligatorio, solo el momento en que decides tomarlo es voluntario. Es un curso que pretende despejar los obstáculos que impiden experimentar la presencia del amor. El amor es todo. Lo opuesto al amor es el miedo, pero aquello que todo lo abarca no puede tener opuestos reales.

El significado de los milagros

Los milagros son pensamientos correctos que puedes tener cuando lo permites y que corrigen el error que estés percibiendo.

Los milagros son expresiones naturales de perdón, entendiendo el perdón como la capacidad de recordar que el error es una ilusión, un producto del miedo y es la herramienta principal del ego.

Los milagros le devuelven a la mente su llenura, porque es una corrección que se introduce en ella a través del espíritu santo para reemplazar el pensamiento falso. Es lo mismo que decir que al surgir la luz la oscuridad se desvanece.

Los milagros surgen en un estado mental milagroso, o un estado de estar listos para ellos. Los milagros nunca se pierden, pueden afectar a mucha gente que ni si quiera conoces, y producen cambios en situaciones de las que no eres consciente.

La expiación es la corrección del error.
El maestro Jesús esta a cargo de la expiación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *