El yo que inventaste y tu apego a el

El yo que inventaste y tu apego a el

La manera en que reaccionas ante tu ego es similar a como Dios reacciona ante Sus creaciones con amor; con proteccion y con caridad. Tus reacciones ante el yo que inventaste no son sorprendentes

Tal como Dios ama a sus creaciones, nosotros amamos las nuestras, y una de nuestras mayores y mas importantes creaciones es nuestro yo Ego, y en esto, es importante destacar que existe el ego individual y el ego colectivo. Este último se refiere al pensamiento colectivo socio-cultural y, aun, uno mayor que es el estado mental colectivo planetario, que ha estado evolucionando y alimentando la rejilla magnetica colectiva humana que rodea el planeta y la cual se conforma de nuestro estado de conciencia.

Nuestro propio yo creado se creo por medio de experiencias e influencias personales y colectivas, por lo tanto está intrínsecamente unido a la rejilla planetaria que unifica la masa colectiva. Estamos continuamente reaccionando al entorno influenciados por el pensamiento y sentir colectivo, que cada vez es mas facil de propagar a través de los medios.

Estas son nuestras máximas creaciones, las que se han engrandecido y no son facil de evitar, sin embargo cuando nos hacemos conscientes de esto y nos esforzamos por activar el yo superior o yo Divino, que es nuestro verdadero ser, este puede sacarnos de las ataduras del yo colectivo.

Cuando despertamos trascendemos la masa, esta ya no nos afecta, no nos contagia, no nos puede manipular.

Socavar el sistema de pensamiento del ego no puede sino percibirse como un proceso doloroso, aunque no hay nada que este mas lejos de la verdad. Sin embargo, tanto si lo reconoces ahora como si no, has acordado cooperar en el empeño por llegar a ser inofensivo y servicial, atributos estos que son necesariamente inseparables. Esto, sin embargo; no perdurara. Ten paciencia mientras tanto, y recuerda que el desenlace es tan seguro como Dios.

Hemos estado aprendiendo e intentando seguir las indicaciones del curso de milagros para lograr salir de nuestras ataduras ilusorias que nos impiden respirar la paz y la alegria de vivir. Tanto la abundancia como la salud son productos de elevarnos por sobre la rejilla magnetica colectiva y enchufarnos a la fuente inagotable de amor, luz y poder. Esto es empoderar nuestro yo real y Divino por sobre nuestro ego.

Solo aquellos que tienen una sensación real y duradera de abundancia pueden ser verdaderamente caritativos. Cuando asocias el acto de dar con el sacrificio, das solamente porque crees que de alguna forma vas a obtener algo mejor, y puedes, por lo tanto prescindir de la cosa que das. Dar para obtener.

Claramente el curso nos dice que demos lo que tengamos y sin sacrificio. Nuestros éxitos no son resultado de un premio por el sacrificio de entrega a otro, solo son el fruto de la conexión personal e íntima que nos empodera.

Estemos atentos a la fuerza que nos mueve y motiva, si surge de la masa colectiva, de los temores del ego personal o de la fuerza infinita del yo Divino y libre que nos habita.

Y por último estemos atentos a ver lo que queremos ver en nuestra vida, no veamos la mancha, el error ni las debilidades de otros, porque es precisamente lo que estaremos re-forzando en nosotros mismos. Seamos caritativos como nos enseña el curso y neguemonos DETERMINANTEMENTE a permitir pensar o hablar de las debilidades de nuestros hermanos, mas bien visualicemos todo lo que si pueden llegar a ser si los entregamos al Espíritu Santo.

Marisol Stevens.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *