El origen, la frontera del ser

El origen, la frontera del ser

Nos ha tomado infinidad de generaciones programar nuestras células con el patrón social que nos permitiera desarrollarnos y evolucionar y han sido estos mismos patrones, plasmados con tanto dolor en las entrañas de la humanidad, los que nos tienen atrapados e inmovilizados.

Retornar a nuestro origen es precisamente volver a ser nosotros mismos, sin máscaras, libres de las sombras que nos cubren, desapegados de críticas. Aceptarnos a nosotros mismos es la clave y para ello descubrirnos y conocernos profundamente, de allí en más es camino llano y seguro bajo la protección de dios, el Dios que está en cada uno, el que nos habita, el que nos habla en susurros desde el corazón.

Por Marisol Stevens

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *