La enseñanza y aprendizaje correctos

La enseñanza y aprendizaje correctos

Enseñaré contigo y viviré contigo si estas dispuesto a pensar conmigo.

Primero que todo sepamos que todos y cada uno es un maestro, somos un maestro de la vida, y lo que aprendemos, sea correcto o no, lo enseñamos.

Nunca hemos pensado que enseñamos algo, creímos que solo enseñaban los profesores y maestros, sepamos que somos aprendices y maestros del alma, pues estamos en un proceso álmico de aprendizaje, y como somos un todo, como grupo nos estamos afectando mutuamente con creencias y ejemplos, por lo tanto también hemos sido, siempre, maestros en este viaje del alma.

Lamentablemente nos hemos distraído mucho con las ilusiones del ego, y hemos aprendido, con mucho dolor, todo lo que el ego colectivo nos ha enseñado.

Por fin después de habernos caído y levantado muchas veces, hemos sintonizado la voz del espíritu que nos habla muy quieto y nos ha impulsado en este nuevo camino de descubrimiento, por fin hemos entrado en la última jornada del alma, antes de despertar.

Estamos preparados para atender el curso que nos brinda el maestro de maestros, nuestro amado Jesus. Y así estamos todos juntos alineandonos con el espíritu para aprender el verdadero amor, el que nos libera y empodera para crear la paz y la abundancia en nuestras vidas, pero por sobre todo nos unifica para ya nunca sentirnos, ni creernos solos.

Ser egocentrico es estar des-animado, mas estar centrado en Si Mismo, en el buen sentido de la expresión, es estar inspirado o en el espíritu. Los verdaderamente inspirados estan iluminados y no pueden morar en las tinieblas.

Cada uno puede, ahora, vivir inspirado por el ego o por el espíritu, porque hemos llegado a la instancia de saber que depende de cada uno lo que viva.

Ahora sabemos que juzgar y alimentar rencores, es un viaje inútil, también sabemos que temer, nos llevará por sendas de terror. En este curso hemos aprendido que tenemos el poder de direccionar el viaje, y no que el viaje decida donde nos llevara, y aunque la carencia en la que cree la mente colectiva se materialice en nuestro pueblo, depende de cada uno como la va a percibir, si como carencia o como oportunidad de crear la abundancia, para enseñarla a tus hermanos.

El viaje a la cruz, debería ser el último viaje inútil. No sigas pensando en el, si no dalo por terminado. Si puedes aceptarlo como tu último viaje inútil, serás libre también de unirte a mi resurrección.

Si no hacemos el cambio, y aceptamos la invitación del maestro, estaremos viviendo una repetición constante de la separación y la pérdida de poder.

Aprender significa cambiar, y muchos no aprenden porque se comportan como guardianes de sus sistemas de ideas, ellos temen al cambio.

Nada puede llegar al espíritu desde el ego, y nada puede llegar al ego desde el espíritu.

El ego constituye el bloqueo a nuestra verdadera realidad, porque nos hemos percibido como si fuésemos ese ego, sin conocer que es solo un atributo del vehículo, y que el conductor y verdadero ser está en el altar, al que no habíamos acudido nunca antes.

Hemos estado confundido y es tiempo de reclamar el poder y enseñarlo. Es tiempo de aprender con el maestro Jesus para ser un maestro de la verdadera realidad, la realidad del humano divino que cada uno somos, lo sepamos o no.

Por Marisol Stevens.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *