Somos un todo y todos sumamos

Somos un todo y todos sumamos

Amor, el tema central de la existencia, de la sociedad que protege los lasos familiares que surgen del mismo amor, la pareja los hijos, las tribus, las comunidades y civilizaciones enteras movidas y conmovidas por el amor y su opuesto igual, odio.

Un amor inherente al ser humano, producido en sus entrañas como una fuerza atrayente y magnética inevitable. La misma fuerza que une a un átomo con otro, la energía electromagnética, el patrón que nos impele a unirnos y unificarnos en pares, grupos y comunidades. Fuerza que surge de nuestras células programadas por la inteligencia del creador.

Todas las respuestas y claves están en las pequeñas partículas que nos conforman, ellas son luz y electricidad bailando en campos magnéticos que se atraen y repelen según sus frecuencias y resonancias. Un conglomerados de fuerzas que componen al amor y éste al todo, incluyéndonos en ese todo.

El amor nos da forma y vida, nos mueve y nos conmueve, fuerza creadora y destructora de universos sin fin. Todo se aclara y cobra sentido bajo esa mirada, la mirada mística o científica que despierta a la realidad unificada produciendo las corrientes holísticas de la nueva era.
Por Marisol Stevens

Un comentario sobre “Somos un todo y todos sumamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *